diciembre 11, 2007

marea baja en febrero

un trabajo de 100 hojas, un campeonato zonal para el olvido, una depilación de piernas con tiritas de cera, muchas noches en vela, una en particular, madrugadas y tardes, muchos kilómetros recorridos, una canción en particular, un disco en particular, las ganas de seguir escribiendo, las ganas de seguir nadando, las ganas de correr, las ganas de manejar, la frustración y el miedo, luces, ruidos, brincos, vacíos, carreteras, gente, personas, mares, lagos, ríos, charcos, aviones, libros, regresos, partidas, nieve, agua, tierra, fuego, aire, plástico, tela, música (cada vez más), cloro, cuchillos, flechas y cuerdas. Imágenes que permanecerán grabas en mi memoria para siempre. 
Si volteo para atrás, además de mi ropa tirada y del póster de una playa cubana a la que no he ido, veo un año lleno de días especiales, ni un solo día malo para recordarse, pero si muchos días muy buenos.
Una que otra torcedura, pero ninguna fractura.
el camino es tan borroso y el futuro ya se ve

faltan 19 días para que acabe el año y la llegada de febrero es cada vez más inminente. Las cosas que todo lo ven regresaron pero al parecer ya no ven tantas cosas. O yo me estoy quedando ciego
pronto serán las gracias a todos ustedes y una que otra lista

ah! y mucha, mucha pura buena onda

2 comentarios:

El Junky!! dijo...

es la segunda vez que me doy cuenta que hablas de febrero 2008, exigo una explicacion

el chilango dijo...

no puedo explicarlo todavía
pronto...

ideas y más ideas y más...