octubre 14, 2008

Ni Por Lyn May

A ver, espérese tantito. Yo ya sabia que al señor no le iba a gustar la decoración pero es que yo así me imaginaba mi nave desde que era morrito y pues ya la neta ni le quise preguntar si la podía poner, pero el coche si es de él. Es que el peluche rosa en el tablero se ve bien suave y hasta la Lupe me echó una de sus miradas de querer cuando pasé junto a ella y bajé el vidrio pa’ que viera bien de cercas. De todos modos el coche del señor ya estaba re jodido y con su premio seguro se compraba uno nuevo y me dejaba este a mi solito. Pero entonces pues ya traía yo el peluche y tenía que ir por el señor a la arena México y como me dijo que me esperaba a las doce en punto en la puerta pues me fui más temprano pa’ alcanzar a verlo luchar un ratito. Ese Mosco De Aguascalientes no le iba a tocar ni una llama de su traje a mi Guardián, yo ya sabía, pero pues no alcancé a verlo porque en el camino me equivoqué de calle y ya no pude encontrar la avenida Cuauhtemoc y cuando por fin di con Chapultepec ya eran cinco para las doce y llegué rayando a las doce en punto pero la asistente esa nueva del jefe me dijo que se había ido con su compadre el Tigre Del Japón y que ya ni me preocupara y me quedé así de ¿y ahora que hago?. Y pues luego luego pensé en visitar a la Lupe y cuando prendí el coche fue que llegó el señor ese a mi ventana y me dijo así todo manchado que me bajara calladito pero pues como yo ni lo conocía, mejor nomás arranqué en chinga y vi por el espejo como él se subía a una camionetota y se fueron atrás de mi. Y pues yo le di por toda la avenida Cuauhtemoc hasta que llegué a División y de ahí le di todo para el sur rumbo a Coapa y lo bueno que no había coches porque íbamos bien recio y en eso que voltié a ver si venían y cuando miré ya no pude esquivar el poste y pues luego luego del golpe llegaron a la ventana y escuché que se decían que no estaba en el coche y les pregunté que a quién buscaban y se pusieron a gritarme que eso me pasaba por pendejo, que nomás querían platicar tantito con mi jefe, pero yo les dije que no venía conmigo y que no sabía donde estaba. Y entonces me bajaron del coche y me aventaron a la banqueta y me dijeron que la verdad él les debía una lana y que ahora que había ganado el premio ese del Consejo Mundial, el del millón del dólares, pues que venían a cobrarle, y que si les decía donde estaba me iban a pagar una lanota pero pues no les creí, y entonces uno me quitó mi cartera y ha de haber visto mis fotos de la Lyn May porque me dijo que su jefe la conocía y que ellos me podían ayudar a conocerla y pues ijoles, ahí si me dio tentación decirles pero luego pensé en el jefe que es re buena onda conmigo y no les dije nada. Y entonces uno se me acercó mucho y me dijo así bien quedito –Mira pinche gordo pelón nalgas meadas, te va a ir mejor si nos dices cabrón- y le respondí que no sabía nada pero estaba bien cerca de mi cara y luego luego se echó para atrás con cara de asco y como que se enojó porque se puso a gritarle a otro de los que venían con el, y mientras, el que quedaba se me acercó y me dijo que no fuera yo güey, que les dijera y me podían ayudar, pero yo le dije que los iba a denunciar en el ministerio público porque pues yo si hago caso en eso que dicen los anuncios del gobierno de los policías corruptos y las denuncias y él nomás se río de mi y me empezó a decir que como era yo pendejo, que se notaba que le iba al Necaxa por lo tarado y lo visco y seguro vio mi reloj de los rayos porque ese día no traía mi camisa y yo como que ya me estaba enojando por lo del Necaxa y por lo de lo gordo, lo de pelón no porque ya ve que ni es cierto y pues en eso también se volteó para hablar con los otros y entonces yo aproveché para levantarme y sentí que estaba todo mojado de las pompas y no supe ni porque, porque no había charcos ni nada en la calle, y pues como que no supe que hacer y salí corriendo al oxxo que estaba ahí cerquita y ahí justito me encontré al policía ese que yo creo que estaba viendo todo porque apenas entré me agarró con esposas y me tiró y me trajo para acá, y yo sigo sin entender porque me están interrogando cuando yo no hice nada y porque me sientan en una silla mojada con el aire tan frío. Me voy a enfermar y eso al jefe le encabrona porque dice que lo puedo contagiar.

3 comentarios:

Potter dijo...

y esto a q se deve?

*gori* dijo...

me gustó, me gustó

el chilango dijo...

pues eso se debe a que me pidieron que hiciera un cuento de un personaje pero en primera persona.
se llama
narrar desde otro el ejercicio
y la clase se llama guionismo
y gracias!!

ideas y más ideas y más...