octubre 05, 2008

mezclando


y entonces la clase empezó, estábamos todos sentados en la tribuna de madera en la que es imposible recargarse (y por lo tanto dormirse) y el maestro hablaba y hablaba y hacía pausas ocasionales para dibujar los aparatos que usaremos durante el trimestre. Yo batallé y batallé para cambiarme a este grupo, o al que fuera; el que me había tocado tenía un horario bien pinche que no me convenía nada y que le hubiera dado en la madre a mis rutinas deportivas.
Y entonces el grupo que me tocó esta bien chido, tiene un horario bastante más decente que el otro, aunque voy a entrar a las siete y desde mi lejano paso por física no entraba tan temprano.
Y entonces el maestro dejó de hablar y nos mandó a las cabinas, y debo decir que mi equipo me agrada mucho, conozco a 3 miembras del mismo de las cuales ya conozco sus hábitos estudiantiles y los demás se ven todos decentes.
Y entonces entramos a la cabina y en lo que el maestro llegaba a dar la explicación práctica del equipo, nosotros nos pusimos a picarle y a moverle a todos los botones y todas las perillas de los 16 canales de la consola mezcladora con la que cuenta nuestra cabina y algunos se pusieron a hablar en los micrófonos mientras yo me divertía creando loops con las reproductoras de compactos y poniéndolas de fondo a los locutores y haciendo efectos de mezclas y entradas y en esos momentos me di cuenta de lo feliz que soy picandole a esos aparatos. Y además todos mis compañeros se dieron cuenta de que va a ser difícil quitarme de la consola y al parecer no tienen problema con ello.
Y entonces así es como empieza mi acercamiento práctico a eso que se conoce como el universo del sonido y su producción.
Y entonces creo que ahora empieza lo que más me gusta de mi carrera.
Y me tocó el maestro más difícil de todos, lo cual me puede servir para aprender más. aunque no saque tan buena calificación.
Y entonces estoy bastante contento

1 comentario:

Andrea dijo...

Y entonces es padre leer un post así.

ideas y más ideas y más...