enero 12, 2009

Shoot The Runner

el año dosmilocho no pudo haber empezado peor para mí.
mamá estaba en el hospital con un cuadro bastante feo de gripa/infección/crisis diabética/cosas raras, el jefe estaba con ella porque alguien tenía que dormir ahí, la familia se fue a dormir antes de las 10 pm el 31 de diciembre y me quedé solo en la casa de la tía que no me cae tan bien.
acabé acostado en la azotea, buscando fuegos artificiales en el cielo de guadalajara y escuchando Hail To The Thief una y otra vez. Es por momentos como ese, que ese disco se ha convertido en mi favorito. 
El caso es que estaba bastante agüitado, aburrido, enojado, triste y decepcionado. Solo unos días antes, platicando con mi mamá, me di cuenta de que mi festividad favorita es el año nuevo, por todo lo que representa para mi, que más adelante mencionaré, y el destino jugó medio culero y me tocó pasar el peor año nuevo de mi vida. 
Unos minutos antes de darme cuenta de que ese año no habría fiesta, me puse a escribir mis propósitos para el 2008. Eran cosas bastante sencillas, no reprobar nada (lo cumplí), no pelearme con mis papás (fallé rotundamente, es imposible no pelear con los papás), correr el maratón completo en menos de 3:30 y el medio en menos de 1:20 (fallé los dos, no corrí un maratón y el medio lo corrí en 1:21), los tiempos del nacional valieron madres por la escuela, no pude entrenar de verdad, el monito de la rosca creo que no me salió, Cecilia se regresó antes de poder ir a visitarla y no perdí el estilo ni una sola vez. 
Ahora sí, para mi, el año nuevo es una festividad real, y por eso es mi festividad favorita, la navidad no me gusta porque considero que ya perdió su verdadero significado (fuera cual fuere el significado original) y ahora solo se trata de comprar y comprar y regalar y regalar y recibir y recibir. Puaj, para eso tenemos todo el año. En navidad la gente es más tonta y más lenta, las ciudades están a reventar y el tráfico aumenta considerablemente. Me caga. Todas las demás fiestas y celebraciones me dan igual. Pero el año nuevo, para mi, representa la oportunidad de empezar de nuevo, una vez más. Es una división más que simbólica, todo lo que implica legal y culturalmente permite decir que se puede palpar físicamente. Cambia el numerito y cambia la gente. (ojalá). Para mi cada año que empieza es una oportunidad de ponerme retos. Nadar más, correr más, echarle más ganas a la escuela, ser más responsable, etc, etc, etc, lo de siempre. Lo cumpla o no, es una nueva oportunidad para intentar intentarlo. 
A finales del dosmilocho, estuve pensando mucho en lo que esperaba del dosmilnueve. Le di vueltas y vueltas en la cabeza a todos los planes que tengo y por más que pensé, no logré emocionarme con nada. La escuela pinta bien pero ya me entró la prisa por dejar de estudiar. Aprovechados o no, llevo 5 años y medio en la universidad y ya medio me harté. La natación pinta bien, pero ya quiero dejar de entrenar al nivel que lo he estado haciendo los últimos 4 años. Decidí, y espero cumplirlo, dejar de nadar a medio año, cuando termine la temporada de curso largo. No voy a empezar a echar la hueva, pero la rutina que tengo ya no me gusta y no tengo porque seguir haciendo algo que no me gusta. Además el tráfico de la ciudad me hace perder mucho tiempo y el tiempo es algo que no puedo darme el lujo de perder. Tengo planeado correr más, siempre por gusto, pero en serio quiero correr un maratón y mientras más pronto lo haga, mejor. Además está el hecho de que yo no puedo nada más correrlo, si participo, voy a hacer un tiempo aceptable y voy a quedar en un lugar respetable. Para ello tengo que entrenar mucho y, de preferencia, conseguir asesoramiento con alguien que sepa de eso.
En mi cabeza hay muchas montañas que quiero subir, metas que quiero cruzar, marcas que quiero dar, notas que quiero obtener, etc. No todo gira en torno al deporte, pero ciertamente es una parte muy importante de mi vida que sencillamente no puedo ni quiero dejar.
Hasta ahora no use la palabra propósito porque las cosas que quiero hacer son más como metas. A lo mejor son lo mismo las metas y los propósitos pero prefiero decirlo así. el único propósito verdadero que tengo, que de verdad quiero cumplir, y que además de todo es muy necesario para mi futuro, es el de escribir mucho durante todo el año. Ya sea en posts, en cartas, en facebook, en lo que sea, tengo que desarrollar mi escritura si quiero aspirar a hacer lo que quiero hacer en un futuro no tan lejano. 
Este es solo el primer intento
Tengo la esperanza de que mientras más escriba, más cosas podré sacar de mi cabeza y más fácil ordenaré mis pensamientos. 
También espero que, mientras más escriba, mejor funcionen mis manos y así me pueda resultar más fácil y menos tedioso el acto de sentarme a escribir.
También espero que mientras más escriba, mejor salga lo que escribo.
ya pues, feliz año dosmilnueve, espero que todos tengan planes que puedan cumplir y que la felicidad sea mucha todo el tiempo y que les vaya padre y así

5 comentarios:

A: dijo...

Espero que logres tus metas, y no solo que las logres que las destrozes.

Creo que te hizo falta dentro de esas metas el ir a ver a Radiohead.

JpTofe dijo...

buena esa de radiohead, olle chili si cumple tus metas pero acuerdate que no necesitas que sea año nuevo para cumplir tus metas y todo saludos

el chilango dijo...

en, efecto, no mencioné como propósito o meta o lo que sea, ver a radiohead en vivo, por que eso es ya un hecho y no un anhelo.

llujuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

andrea dijo...

Pues lo que escribes ya sale bastante bien. Feliz dosmilnueve y así jaja

Moka dijo...

Quieres ser escritor?

Me gusta mucho como escribes.

ideas y más ideas y más...