septiembre 06, 2009

Dia 9

6:30 am, que afán de no dormir en vacaciones.
Bien, la pierna ya no me duele, salgo a correr una hora. Eso significa que el lugar al que llegue(nótese la falta de acento) en media hora será el punto de retorno. Pero la media hora se cumple al pie del volcán (otro volcán, no este) y no puedo no subirlo por la vereda más agreste que me encuentro. Al llegar arriba descubro el camino correcto para llegar a la cima. Me da miedo bajar por donde subí pero me da más flojera dar toda la vuelta para llegar al camino bueno y toda la vuelta de regreso para llegar al lugar por el que empecé a subir. Bajo por el camino agreste. No llevaba cámara pero si la hubiera tenido hubiera captado algo como esto.

Regreso al hotel dos horas después y los demás ya estaban listos para salir.

La desmañanada implica pasar todos los trayectos del día dormido en mi lugar del coche. Aún cuando vamos al lugar que yo propuse desde que vi una foto en un café.

Resulta que en este lugar conviven centros de devoción de varias religiones.
La realidad es que a nadie le importa ninguno más que este.
Réplica exacta de uno que está no sé donde cerca de Tokyo (¿Kyoto?).
Con un estanque lleno de animales a los que la gente no debe alimentar pero para los cuales venden alimentos en la tienda de recuerdos convenientemente localizada a tres metros del estanque. El valle de los templos no es tan impresionante como pensé que sería cuando vi la fotografía en el café. Resalta porque se siente fuera de lugar, pero al voltear a ver a los demás turistas (todos ellos orientales) se pierde esa sensación de disociación geográfica.


Saliendo de ahí nos dio la hora de la comida, que, como casi siempre, fue comprada en la primera tienda que encontramos y devorada sin misericordia alguna en la primera playa decente que encontramos, que resultó tener una isla a sólo unos pocos metros de donde estábamos. Si ya me levanté a correr, puedo aprovechar para nadar un rato y cumplir con la cuota de ejercicio por unos cuantos días.




Estaba un poco más lejos de lo que creí y había muchas aguamalas. MUCHAS.


Ahora, el problema de las aguamalas locales de ahí es que son de color azul azuloso y la parte "grande" (miden como 3 centímetros) es transparente , lo que las hace medio invisibles para los ojos de alguien que nos las está buscando a medio mar. Todo eso yo no lo supe hasta después, Y no mencionaría a las mendigas aguamalas si no me hubieran hecho nada pero si, me picotearon, o como se llame lo que sea que hagan. Ya estaba más pallá que pacá y regresar hubiera sido medio tonto sobre todo cuando no sabía que carajos me había picado así que llegué a la isla adolorido, emputado y cansado. Me senté en una piedra y esperé a que se me ajara el ardor.

Luego emprendí el regreso buscando cosas que pudieran picar, pescados, erizos, aguamalas . No vi nada. Pero otra vez, cuando estaba a menos de 10 metros de pararme en la playa, pasé por un grupo de digamosles moscos de mar por lo emputantes que son y me picotearon cuello, brazos, pecho y piernas. Me emputé mucho más que la primera vez.

Luego me dijeron que no se podía nadar en esa playa que porque había aguamalas . ahhhh mira...

carajo

Decidieron los demás regresar a la playa de las locas porque ahí si se podía nadar. (Bautizada así por nosotros porque en el lugar se reúnen cotidianamente algunas(os) individuos(as) con inclinaciones sexuales ambivalentes y físicos nada convencionales genéricamente hablando) Yo me senté en una banca a maldecir a la fauna marina y a leer mi cuento del elefante vagabundo y la cámara no volvió a salir.

Pa cenar, otra vez comida thai. Como si no hubiera más cosas que comer.

si, mala tarde.

pinches animalejos

4 comentarios:

Andrea dijo...

Pero creo que, de todos modos, una mala tarde así, no se compara con una buena aca.
Y.. se ven bien padres las aguamalas,con todo y su maldad.

Absolut Valium... dijo...

WOOOOW, esas aguamalas se ven loquisisisisimas!!
Si no supiera que son malas te diría que trajeras algunas (y bueno, si no supiera que en aduana te detendrían... y en migración... como 3 veces... y te multarían por trafico de animales)
Mejor trae postales, esas son seguras.

Absolut Valium... dijo...

PD. Hmmm ¿en que parte del Viaje del Elefante vas? Yo me enojé mucho al llegar al final, jaja
Espero que en ti no cause esa misma reacción... y ojalá no leas el final en un día como estos.

Andrea dijo...

Muy muy conveniente. Agua, una siesta, aspirinas y listo. Qué facil para ellos ja.

ideas y más ideas y más...